Desde Evang domingo 2 Febr 2020

  • 02 de Febrero de 2020
imagen Desde  Evang  domingo 2 Febr 2020

Y es que Dios (dice la experiencia mística y dice también nuestra propia experiencia personal) nos puede sorprender, y nos sorprende, haciéndonos sentir su presencia con pequeñas iluminaciones o con intensas experiencias que marcan definitivamente nuestra vida.

Y entonces podemos decir como Job (job 42,5): “Te conocía solo de oídas; ahora te han visto mis ojos”.

Y eso ocurre más y mejor cuando, como Simeón (el anciano Simeón del evangelio de hoy):
-Vivimos nuestra vida desde la honradez, la compasión y la atención consciente:
“Hombre honrado y piadoso”

-Cuando no dejamos de soñar, de confiar y de creer:
“Aguardaba el consuelo de Israel”

-Cuando nos ponemos al viento del Espíritu de Dios y nos dejamos guiar por él:
“Impulsado por el Espíritu fue al templo”

-Y cuando estamos en el momento y en el lugar precisos. Cuando estamos donde tenemos que estar.
“Cuando entraban con el niño Jesús sus padres….”

Entonces entre la multitud de experiencias, sensaciones y hechos de la vida personal, social… uno descubre a Dios como la Luz

Y en ese encuentro con Dios Presencia, Vida, Luz veo también mejor la realidad, porque cambia mi manera de mirarla
“Porque mis ojos han visto a la tu Salvador: Luz para alumbrar a las naciones…”

“Cubiertos antes los ojos
con su sombra amable,
veía mundos hermosos,
tocaba formas sin sangre.
Era un velo imperceptible
que servía para aislarme.

Pero ahora se hace preciso
llenarse de realidades.
Cansa al alma la ilusión
y pide que no la engañen
y busca, imperiosamente,
verdades para salvarse”

(J Hierro, Antología poética, Espasa 2003 (“La Ilusión”, 2003, pag 125)

.-.-.-.-.
En Ver Adjunto la hoja y la canción de "La Palabra", material trabajado en los encuentros de BerriOna (Jueves a las 7,30 y sábados a las 7,00h de la tarde)


  • Diálogos / Elkarrizketak
  •